Las tecnologías de aprendizaje digital, en el contexto de DigCompOrg, constituyen un facilitador clave para las organizaciones educativas, que pueden apoyar sus esfuerzos para lograr su misión y visión particulares de una educación de calidad. La integración profunda, a diferencia de la superficial, de las tecnologías digitales requiere una innovación educativa significativa e implica un proceso de planificación del cambio en tres dimensiones básicas: pedagógica, tecnológica y organizativa.

DigCompOrg proporciona un marco conceptual integral y genérico que refleja todos los aspectos del proceso de integración sistemática del aprendizaje digital en las organizaciones educativas de todos los sectores educativos. Es adaptable a los contextos particulares en los que operan las organizaciones educativas, los intermediarios o los desarrolladores de proyectos (por ejemplo, se pueden agregar elementos, subelementos o descriptores específicos del sector).

Centros Educativos Digitalmente Competentes en España –  Ministerio de Educación y Formación Profesional 

Los propósitos principales de DigCompOrg son (i) fomentar la autorreflexión y la autoevaluación dentro de las organizaciones educativas a medida que profundizan progresivamente su compromiso con el aprendizaje digital y las pedagogías (ii) para permitir a los responsables políticos (a nivel local, regional, nacional e internacional) diseñar, implementar y evaluar programas, proyectos e intervenciones políticas para la integración de las tecnologías de aprendizaje digital en los sistemas de E&T.

DigCompOrg está diseñado para centrarse principalmente en la enseñanza, el aprendizaje, la evaluación y las actividades de apoyo al aprendizaje relacionadas emprendidas por una organización educativa determinada. Como tal, no está destinado a abordar toda la gama de sistemas de información administrativa y de gestión que pueden estar en uso dentro de la organización.

#PlanDigital – INTEF – Vídeo 1.2. Marco DigCompOrg – Ideas Clave

DigCompOrg incluye elementos, subelementos y descriptores que pueden considerarse vinculados a «responsabilidades organizativas» (por ejemplo, infraestructura) o a «responsabilidades individuales» (por ejemplo, prácticas de enseñanza y aprendizaje). Esto refleja el hecho de que una organización educativa digitalmente competente necesita una combinación equilibrada de liderazgo y gobernanza sólidos (para la visión y las estrategias de arriba hacia abajo) y personal y partes interesadas capaces de asumir la responsabilidad personal (para acciones autoiniciadas y esfuerzos e iniciativas de abajo hacia arriba).